Fenghuang: el pueblecito verde de día y rojo de noche…

 Vista de los palafitos sobre el río, Fenghuang
 Palafitos, Fenghuang
Fenghuang

Fenghuang es un pueblo precioso en la provincia de Hunan. Durante el día es fascinante perderse por los laberintos de callejuelas de su ciudad vieja, dentro de las murallas y observar sus palafitos y templos que parecen anclados en el tiempo. Pero, de repente, llega la noche y la ciudad se viste sus mejores luces y comienza el espectáculo… Parecen dos caras de la misma moneda. No me extraña que haya tantísimo turismo local, es un lugar que cautiva.

 Uno de los puentes de Fenghuang
 Fenghuang
Fenghuang

Cuando llegué a Fenghuang, y una vez conseguido el quedar por teléfono con el dueño del hostel donde tenía la reserva, para que viniera a buscarme al puente del pueblo, me encontré con que el hostel no estaba en el lugar previsto, no era lo que había reservado y además el precio que me pedía, de pronto, había subido. Así que cogí mi mochila y me puse a deambular por las calles de la ciudad vieja para encontrar otro alojamiento con menos “sorpresas”. Como siempre, no hay mal que por bien no venga, y encontré una habitación en un pequeño hostel de una familia encantadora, que además me ayudó a conseguir entradas para uno de los espectáculos más sorprendentes que he visto nunca.

 Fenghuang
Fenghuang

Me lo había recomendado mi amiga Nadia y fue realmente bonito. Recrean una historia de amor, cantada y bailada, pero lo realmente sorprendente es que el escenario se transforma sucesivamente en un bosque, en un arrozal, en un campo con su río, en una ciudad con sus casas… Agua, fuego, fuentes, en un escenario donde actúan más de 100 bailarines..

Trajes típicos en Fenghuang

Al día siguiente salí con mi mochila, camino a coger un taxi, pensando en cómo me las iba a ingeniar para encontrarlo/que me parase (muchos no paran a extranjeros por el idioma) /conseguir que entendiese a qué estación iba/y comprar mi billete, cuando, en la esquina de la calle aparece un chico chino, con su mochila y me saluda…. ¿Sabéis dónde iba? Sí, lo habéis acertado… “Casualmente” a mi misma estación, a mi mismo destino y a coger el mismo bus que yo. Otro ángel del camino 😉

Con Fam, en Fenghuang

Subimos al bus y a los 5 minutos, ¿quiénes aparecieron? Irene y Jordi, la pareja que había conocido hacía unos días en Zhangjiaje y que no habíamos podido localizarnos porque el número de su móvil no se me guardó 🙄🙄
Así que compartí con ellos el día en Huaihua, lo pasamos genial y nos encontraremos en nuestro siguiente destino: Guilin.
Fascinante esto de confiar y fluir, todo está bien.

Deja un comentario