Reflexiones de una viajera en Chile

¿No tienes miedo?
¿No te aburres?
¿No te sientes sola?
A pesar de llevar más de diez años realizando viajes sola por el mundo y aprendiendo y disfrutando inmensamente con ello, (creo que ya forma parte de mi esencia, esa pasión por descubrir y conectar con personas de todo el mundo), siguen siendo las tres preguntas que con más frecuencia me hacen muchas personas cuando hablo de esta forma de viajar. Tengo que reconocer que sigue sorprendiéndome. Jamás me he planteado estas preguntas cuando viajo. No sé si quizás estas reflexiones son las proyecciones de cómo se vería esa persona viajando sol@. Creo que los sentimientos son nuestras elecciones sobre qué emoción queremos seguir sintiendo en una situación dada. ¿Cómo sentir miedo si mi pasión por viajar me sube la adrenalina y las endorfinas de tal forma que no me quito la sonrisa de la cara en todo el viaje? ¿Cómo aburrirme si no dejo de descubrir lugares, costumbres, personas y situaciones nuevas que me permiten aprender? ¿Cómo sentirme sola si cada día conozco personas diferentes, tanto locales como viajeros de multitud de países y muchos de ellos se convierten, además en amigos?
Creo que el sentir miedo, hastío o soledad depende de cada uno, y también lo puedes sentir en tu propia ciudad, incluso acompañado o en tu propia casa, ¿no?


Otras veces, en algunos países que visito, me preguntan por qué viajo sola y si no tengo marido. En ese momento siempre pienso si esa misma pregunta me la harían si fuera un chico. Cuando converso sobre este tema con otros viajeros y viajeras suelo comprobar que esa pregunta normalmente va dirigida a nosotras. Ojalá llegue el día en que esto esté totalmente normalizado y no parezca raro, peligroso, aburrido o solitario para una mujer el viajar de esta forma, descubrir lugares maravillosos, conocer otras culturas, apreciar la belleza del mundo, compartir con personas desconocidas que en su mayoría son buenas, entrañables, y tienen tantas ganas de conectar como un@ mism@. No pretendo convencer a nadie, pero sí creo que afortunadamente hay muchísimas formas de felicidad. Es genial que cada uno encontremos la nuestra y la vivamos plenamente, (y respetemos la de los demás, sin juzgar) 😉😄😄


Comparto con vosotr@s algunos de los momentos mágicos de conexión con otras personas y viajer@s. Como siempre, estas conversaciones, amistades y encuentros es lo más bonito y enriquecedor que me traigo de vuelta en mi mochila. Agradezco profundamente a todos los viajer@s y chilen@s que he conocido estas semanas por las charlas, risas y momentos compartidos… Nos vemos por el mundo!

Valparaíso: el arte urbano que reivindica su lugar

Sin duda ha sido para mí un descubrimiento, la ciudad chilena que más me ha cautivado. Y no me extraña que estuviera presente en tantos de los escritos y poemas que le dedicó Pablo Neruda. Es una ciudad que fascina. Distribuida de forma alocada a lo largo de sus más de 40 cerros parece una ciudad rebelde y juguetona que desafía, además de la altura, todos los retos que se le van presentando, tanto naturales, (varios terremotos y algún tsunami han destrozado varias veces partes de la ciudad, los incendios causan daños frecuentes, por la gran cantidad de casas de madera, muy pegadas unas a otras en los cerros y con difícil acceso para los bomberos) como históricos, (antaño fue uno de los puertos más importantes de América del Sur, pero desde la apertura del Canal de Panamá perdió muchísima actividad y hoy en día ni siquiera es el puerto más comercial del país).

Además, dedicando tiempo a conocer esta ciudad Patrimonio de la Humanidad y conversando con sus porteños me han hecho partícipe de su preocupación por la gran desigualdad y alto nivel de pobreza de la zona. Pero, al mismo tiempo, Valparaíso es una ciudad que emana cultura por todos sus poros, parece un museo al aire libre, con su multitud de murales de arte urbano que cuentan historias y reivindican derechos. Hablan de las situaciones del pueblo mapuche y otros pueblos indígenas, de la historia pasada y actual de Valparaíso, de sus aspiraciones, la situación de la mujer y de otros problemas sociales. Me ha encantado este aire bohemio y la gran cantidad de galerías de pintura que se encuentran sobre todo en Cerro Alegre y Cerro de la Concepción.


Comparto con vosotr@s algunos momentos vividos allí, espero que los disfrutéis 😄😄🎺🎻🎸🎶🎵🖌️🖌️

La asombrosa ruta de Atacama a Uyuni…

ESPECTACULAR
Así es como yo definiría la ruta que he realizado estos últimos días por el desierto de San Pedro de Atacama, (Chile), cruzando la frontera con Bolivia y llegando por tierra hasta el desierto de sal de Uyuni, (Bolivia). Pero también entiendo perfectamente que se diga que uno de cada cuatro viajeros la califica como una pesadilla. Me han fascinado las lagunas, volcanes, géiseres, desiertos, formaciones rocosas y parajes únicos en esta travesía.

Por otro lado, creo que es una de las aventuras más duras que he realizado en ninguno de mis viajes. Además de la altitud, (en estos cuatro días hemos estado permanentemente entre los 3.500 y los 5.000 metros), el frío (con temperaturas bajo cero a partir de la puesta del sol y sin calefacción en los alojamientos), hay que añadir los difíciles caminos, (y yo que pensaba que las carreteras más duras estaban en África o en India, ahora tengo mis dudas…). Han sido días de dormir poco por el frío y la altura, pero realmente creo que esta aventura ha merecido la pena y he conocido algunos de los lugares más bonitos que he visto nunca. Me he encontrado con muchos viajeros con los que nos cruzábamos miradas atónitas ante la majestuosidad de los paisajes. Por otro lado, me llevo también una sensación agridulce, sobre lo poco que he conocido de Bolivia en este viaje compruebo que es, como me habían dicho, uno de los países más pobres de América Latina. Los pueblos que hemos visto viven en condiciones muy precarias, hasta en los alojamientos para viajeros se comprueban las limitaciones de recursos, (el uso del agua caliente para la ducha se considera un “lujo” y se cobra aparte, por ejemplo).


Comparto con vosotr@s algunos de los lugares que más me han impactado en estos días en Bolivia y también las típicas fotos más “divertidas” que se hacen en en Salar, espero que las disfrutéis 😉😄
Hoy día de descanso y mañana parto rumbo a la siguiente etapa de mi viaje, hacia la isla de Chiloe, (Chile)… Vienes conmigo?

Atacama, el desierto extremo de Chile

Si me llegan a decir hace un tiempo que iba a estar tan feliz en un sitio en el que estoy pasando tanto frío no me lo hubiera creído. Estos días estoy descubriendo fascinada el desierto de Atacama, el más árido y uno de los más extensos, que además tiene el tercer desierto de sal más grande del mundo, después del Salar de Uyuni, (Bolivia) y Salinas Grandes, (Argentina). Pero el primer día que llegué a San Pedro de Atacama fue un shock, está resultando para mí una gran aventura. En la época de invierno, en la que ahora están aquí, durante el día se alcanzan los 20 grados, pero cuando se esconde el sol la temperatura cae en picado, pasando a estar bajo cero durante la noche, (además la sensación térmica con el viento puede ser de menos 5 a menos 10 grados). A esto hay que añadir un pequeño detalle: por encontrarnos en un desierto como éste la mayoría de los alojamientos no cuentan con calefacción, los recursos energéticos son bastante limitados en esta zona donde estoy. Se pide un uso moderado de agua y los aparatos eléctricos son casi un bien de lujo, por lo que tampoco hay calefactores o estufas. Por otro lado, San Pedro de Atacama está a 2.500 metros de altura y los lugares que estoy conociendo están entre 3.000 y 4.500 metros de altitud. Hoy he sufrido el mal de altura, (he estado en los Géiseres del Tatio, a 4.300 metros, entre los tres mayores del mundo junto con los de EEUU y los de Islandia).


Esto es el verdadero reto para mí, la climatología y la altitud, con lo friolera que soy además, (o por lo menos, que he sido hasta ahora). Me estoy sorprendiendo de que incluso a esto se puede una adaptar bastante rápidamente, en mi caso lo estoy llevando bastante bien, (a excepción del impacto del primer día). Es increíble la capacidad de adaptación que tenemos las personas… Lo que más cuenta es la voluntad 😉😄
Por lo demás Atacama es un lugar fabuloso. Me siento afortunada de estar conociendo unos paisajes únicos, algunos de ellos casi parecen de otro planeta, (uno de los valles más famosos es el Valle de la Luna).
Los cinco grandes volcanes que rodean San Pedro, las placas tectónicas de la zona, la cordillera de los Andes y la cordillera de Domeyko hacen de este lugar un paraíso geológico fascinante para la vista y para los amantes de la fotografía.


Comparto con vosotr@s algunas imágenes que me han impactado de estos días, espero que las disfrutéis 😄😉

RECOMENDACION ALOJAMIENTO:

  • Roots Hostel, San Pedro de Atacama

IORANA, el saludo amable del pueblo Rapa Nui


Es el saludo en el idioma rapa nui que te dicen continuamente por la calle, cada vez que te cruzas con alguien de isla de Pascua. Lo acompañan de una gran sonrisa, mirándote a los ojos. Es su forma de mostrarte el máximo respeto y hacer que te sientas acogido. Me recuerda al “NAMASTE” en India. Si además lo repites y sonríes tienes muchísimas probabilidades de poder comenzar una conversación fascinante en la que ese rapa nui compartirá contigo alguna historia sobre la isla, su cultura, sus antepasados o sus inquietudes actuales. He descubierto un pueblo tremendamente acogedor, hospitalario, relajado, que tiene como base de su cultura el RESPETO. Sí, así, con mayúsculas. El respeto a sus ancestros, (ésa es la razón de construcción de los moais, por ejemplo), el respeto a las personas mayores, (se valora mucho su opinión y sabiduría, y, como detalle, en la mesa son siempre las primeras a las que se sirve o se espera a que ellos empiecen a comer), respeto a los padres, respeto a la Naturaleza, (en la isla se recicla todo, la basura que generas te la guardas hasta que llegas a casa), respeto a los animales, y, por supuesto, respeto a los demás. Me emocioné al llegar a la isla y me vuelvo a emocionar al marcharme.


Me gusta observar la energía de los sitios que recorro y en estos días aquí he sentido una gran paz, tranquilidad y desconexión, una energía muy positiva. Seguramente ayuda que no hay acceso fácil a internet y que al ser un lugar tan remoto deben acostumbrarse a vivir con lo necesario o adaptarse si hay restricciones de recursos.


Comparto con vosotr@s algunos momentos del viaje, que los disfrutéis… 😀
Mañana siguiente etapa del viaje: rumbo al desierto de Atacama, (Chile) y a Uyuni, (Bolivia)… me acompañas?

Chile, mis primeros días en el país “largo”…

Contenta en mis primeros días en Chile en los que estoy adaptándome al país, sobrellevando el jet lag con dignidad, (me sigo despertando a las 4 de la madrugada) y familiarizándome con la ciudad, (estoy todavía en Santiago). Como siempre, lo más fascinante para mí en los viajes que emprendo sola es la cantidad de gente que voy encontrando por el camino y los momentos y conversaciones que comparto que me hacen aprender sobre otras culturas y personas… Al final, todos compartimos las mismas cosas, sólo es cuestión de pararse a hablar y querer comprender de verdad… 😊😊😉😉


Y mañana… Rumbo a Isla de Pascua… ¡Qué nerviossss!

RECOMENDACION ALOJAMIENTO

  • La Chimba Hostel, en Santiago de Chile, (barrio de Bellavista)

Reflexiones de una viajera en China (II)

Vuelta a casa con la mochila llena hasta los topes de cosas que llenan mucho y pesan muy poco. De ésas que voy a tardar bastante tiempo en asimilar por lo intensas pero que luego quedarán para siempre en la memoria. De ésas que te transforman y hacen que nunca seas la misma persona que cuando empezaste el viaje. Historias, imágenes, conversaciones, risas y experiencias que, yo creo, me ayudan a conocerme más a mí misma y a descubrir un poco más sobre el mundo y los demás. Aprendizajes que no puedo pagar con dinero. Que somos responsables de contrastar los prejuicios que a veces tenemos sobre los países o sobre las personas antes de generalizar alegremente. Que a veces la buena/mala imagen o la propaganda sobre un país (o la ausencia de ella) depende de las relaciones exteriores o políticas entre países. Que la opinión pública, desgraciadamente, se puede manipular fácilmente. Que en este lado del mundo, (culturalmente quizás más gregario, menos individualista), el “compartir”, (espacio, comida, o lo que se tercie) se practica más frecuentemente que por nuestros “barrios”. Que hace tiempo que China pasó a ser, con razón, un gigante económico poderoso, tecnológicamente pionero y que nos da mil vueltas a los “países desarrollados” en innovación y capacidad de desarrollo. Que las etiquetas de “régimen comunista” habría que revisarlas o redefinirlas, aún sigo sin entender a qué se refieren aquí. Que se puede ser un país híper poblado y que gran parte de la población pueda tener las necesidades básicas cubiertas, incluso que gran parte de la sociedad disfrute de un poder adquisitivo medio o alto, (basta con hacer llegar los recursos al pueblo y penalizar de forma drástica la corrupción política… Aunque en mi opinión sea mejor suprimir la pena capital, pero sí imponer un castigo suficiente que disuada…).

Que, al final, no se me da tan mal interpretar mapas, y algo he desarrollado mi orientación espacial, (aún me queda recorrido). Que cada vez que me monto en un teleférico me hago más grande y hago más pequeñito mi pánico a las alturas. Que aquí también las personas, aunque parecen tan diferentes, cuando las conoces más allá de la superficie, tienen las mismas inquietudes y valoran las mismas cosas que en cualquier lugar del mundo. Que también aquí hay mujeres luchadoras, valientes, empoderadas que quieren elegir y vivir su propia vida, no dejarse imponer las ataduras de su sociedad y decidir su destino. Que a veces en algunos lugares estas mujeres cultural y socialmente lo tienen más difícil que otras. Que, al fin y al cabo, es más lo que nos une que lo que nos diferencia.
Que todavía hay países que ni siquiera sé que existen y donde hay gente maravillosa.

Y también que, la mayor parte de las veces, los miedos están sólo en la cabeza, (“me perderé?”, “me podré hacer entender?”, “me podré comunicar?”…). Que esos miedos tan sólo quieren avisarme de cosas y que lo que importa es lo que yo decido hacer con ellos. Que, al final, si confías, todo fluye, todo está bien.
Comparto con vosotros algunos momentos con la gente maravillosa y nuevos amigos con los que he compartido camino…
#reflexionesdeunaviajera
#viajeaitaca
#travellingwakesupthespirit

Reflexiones de una viajera en China (I)

 Amanecer en unas colinas cerca de Yangshuo
 Shanghai
Shanghai

Varios días sin poder conectarme, VPN bloqueada, ya sabéis… Y ahora aprovechando en Shanghai que parece que puedo 😉
Estos últimos días he seguido descubriendo este país fascinante…

 Con Zhige y su hermana
 Jugando con Aureen, Hangzhou
Cenando con Zarina, (Tajikistan), Alec, (México),
 Jaime, Elena, (España) y Kung, (India), 
viajeros geniales y muchas risas!

Según mi nueva amiga Sara, de Pakistán, que conocí en Xian y que lleva viviendo allí varios años, existen dos tipos de viajeros. Están los “slow travellers” que pasan mucho tiempo en los lugares que visitan, algunos incluso trabajan unas semanas y ahorran para su siguiente destino, y se toman el viaje de una forma más relajada, integrándose al máximo en la vida de la ciudad en la que están, (incluso haciendo cursos de algo típico local o aprendiendo el idioma) . Por otro lado, están los “quick travellers”, que no están más de dos o tres días en cada ciudad y en ese tiempo quieren ver y vivir el máximo de experiencias del lugar.

 Traje típico en Hangzhou
West Lake, Hangzhou
Con Lorie, en Shanghai

Aunque la segunda definición se acerca más a mi estilo de viaje he inventado una nueva categoría en la que me siento más identificada, la llamaré los “quickslow travellers”. Dedico pocos días a cada destino, (desde luego menos de los que me gustaría), pero siempre me gusta encontrar un momento para relajarme en un parque varias horas y simplemente observar a la gente pasar, tomarme un café en una terraza leyendo un buen libro o perderme horas y horas en un museo local.

Pearl Tower in Shanghai

No pretendo nunca ir agotando las lista de “sitios que no te puedes perder” y cambio esos monumentos muy contenta por una conversación con alguien del lugar, una cena con alguien a quien acabo de conocer o un café (o té) intercambiando inquietudes y opiniones. Eso es para mí lo más rico del viaje…
En Hangzhou he podido compartir momentos muy especiales con mi nueva amiga Zhige y su familia, y en Shanghai con mi amiga Lorie, que conocí en el aeropuerto de París… Todos ellos me han hecho sentir como en casa y rendirme fascinada a la hospitalidad de este país… Qué gente tan maravillosa hay por el mundo! 😊😊😉

RECOMENDACION ALOJAMIENTO:
* Memory Travel Hotel (West Lake), No.306, Zhongshanzhong Rd., Shangcheng District, Hangzhou

Guilin y Yangshuo: explorando el río Li

 Crucero por el río Li, de Guilin a Yangshuo,  
Colina de los Nueve Caballos.
 Río Li
Xingping

Bueno, pues para darle más emoción al viaje, (si cabe), ahora ya no me funciona la VPN, es decir, voy a tener bastante complicado conectarme por internet y poder transmitiros mis vivencias y colgar fotos. Haré lo que pueda, como ahora, que estoy aprovechando un sitio de “free Facebook”. Esto me va a hacer más difícil poder ubicarme, situarme con los mapas o poder comunicarme y traducir para hacerme entender. Parece que desde hace un par de días se me ha bloqueado el acceso, con lo que ahora más que nunca voy a tener que “confiar y fluir”.

 Xingping
 Yangshuo
 Pagoda de la Luna y el Sol, Guilin.

 Guilin
Guilin
 Con Alec, (México), Kung, (India), Zarina, 
(Tajikistan,… sí es un país, yo también puse esa cara 😜), 
Jaime y Elena, (España). Me encanta conocer y compartir 
vivencias con nuevos amigos de países tan diversos.. 😉
De paseo por la ribera del río Yulong, Yangshuo

Espero poder apañarme. En estas últimas ciudades que estoy visitando ya me estaba resultando difícil la comunicación, incluso con la VPN, porque no hablan inglés y todas las indicaciones están sólo en chino. Eso implica el método prueba-error, es decir ir andando y probando caminos diferentes hasta que doy con el correcto. A veces es un poco frustrante y agotador, pero luego cuando encuentro el destino es muy gratificante.. Al menos estoy desarrollando algo que yo creía que no tenía, mi sentido de la orientación.. Ahora no me queda otro remedio que exprimirlo a tope 😉

 Yangshuo
 Desde la piscina del Hostel, (Yangshuo Sudder 
Street Guesthouse), fantástico y menos de 10€/noche 😊😊😉
Con Margot y Jacques, (Francia) y Alec, 
(México), paseo por el río Li, Guilin.

Por otro lado, sigo conociendo lugares increíbles, ahora estoy en el sur de China y son zonas y paisajes espectaculares… Comparto algunas fotos, que las disfrutéis 😉😊

RECOMENDACION ALOJAMIENTOS:
* Ming Palace International Hostel, 10-3 Dong Hua Rd, XiuFeng District, Guilin
* Yangshuo Sudder Street Guesthouse, No. 74, ShenShan Village, Yangshuo

Fenghuang: el pueblecito verde de día y rojo de noche…

 Vista de los palafitos sobre el río, Fenghuang
 Palafitos, Fenghuang
Fenghuang

Fenghuang es un pueblo precioso en la provincia de Hunan. Durante el día es fascinante perderse por los laberintos de callejuelas de su ciudad vieja, dentro de las murallas y observar sus palafitos y templos que parecen anclados en el tiempo. Pero, de repente, llega la noche y la ciudad se viste sus mejores luces y comienza el espectáculo… Parecen dos caras de la misma moneda. No me extraña que haya tantísimo turismo local, es un lugar que cautiva.

 Uno de los puentes de Fenghuang
 Fenghuang
Fenghuang

Cuando llegué a Fenghuang, y una vez conseguido el quedar por teléfono con el dueño del hostel donde tenía la reserva, para que viniera a buscarme al puente del pueblo, me encontré con que el hostel no estaba en el lugar previsto, no era lo que había reservado y además el precio que me pedía, de pronto, había subido. Así que cogí mi mochila y me puse a deambular por las calles de la ciudad vieja para encontrar otro alojamiento con menos “sorpresas”. Como siempre, no hay mal que por bien no venga, y encontré una habitación en un pequeño hostel de una familia encantadora, que además me ayudó a conseguir entradas para uno de los espectáculos más sorprendentes que he visto nunca.

 Fenghuang
Fenghuang

Me lo había recomendado mi amiga Nadia y fue realmente bonito. Recrean una historia de amor, cantada y bailada, pero lo realmente sorprendente es que el escenario se transforma sucesivamente en un bosque, en un arrozal, en un campo con su río, en una ciudad con sus casas… Agua, fuego, fuentes, en un escenario donde actúan más de 100 bailarines..

Trajes típicos en Fenghuang

Al día siguiente salí con mi mochila, camino a coger un taxi, pensando en cómo me las iba a ingeniar para encontrarlo/que me parase (muchos no paran a extranjeros por el idioma) /conseguir que entendiese a qué estación iba/y comprar mi billete, cuando, en la esquina de la calle aparece un chico chino, con su mochila y me saluda…. ¿Sabéis dónde iba? Sí, lo habéis acertado… “Casualmente” a mi misma estación, a mi mismo destino y a coger el mismo bus que yo. Otro ángel del camino 😉

Con Fam, en Fenghuang

Subimos al bus y a los 5 minutos, ¿quiénes aparecieron? Irene y Jordi, la pareja que había conocido hacía unos días en Zhangjiaje y que no habíamos podido localizarnos porque el número de su móvil no se me guardó 🙄🙄
Así que compartí con ellos el día en Huaihua, lo pasamos genial y nos encontraremos en nuestro siguiente destino: Guilin.
Fascinante esto de confiar y fluir, todo está bien.