Shanghai: la ciudad electrizante llena de vida y de luces…

 The Bund, bonito paseo bordeando el río 
con las vistas de los rascacielos
People’s Park, jardín de nenúfares

Las primeras impresiones de China son muy interesantes. Estos días en Shanghai me han ido familiarizando un poquito con el país. Tengo que reconocer, que, tal y como me imaginaba, la barrera más difícil de sortear es el idioma, muy poquita gente habla inglés. A cada momento doy gracias de haberme instalado una VPN, y, con ayuda de Lorie llevar una tarjeta china de datos, porque así puedo usar una fantástica aplicación en la que hablo en inglés y me hace traducción simultánea al chino y viceversa. Bendita tecnología. Esto me ha facilitado poder cambiar dinero, comprar billetes de viaje, hacer la compra y comer en restaurantes. Por otro lado, tengo que decir que la tecnología aquí está en todos los sitios y las personas se ven híper-conectadas, continuamente con el móvil, incluso niños muy pequeños. Me ha sorprendido observar a las personas en el metro, en los trenes, en silencio absoluto y manejando su móvil… ¿Será esto el modelo que tendremos en el futuro?

Con el famoso Bull, de Arturo di Modica, 
Wall Street en The Bund, Shanghai

Otra cosa que me ha llamado la atención es la sobrepoblación de la ciudad: más de 23 millones de personas viven en Shanghai. Creo que la gente se “coloca haciendo fila” casi por instinto, es muy divertido: en la estación, por la calle, en los semáforos, en las escaleras del metro…

 Nanjing Road

Ah, y, una vez más, como en todos los países, compruebo que hay gente fantástica deseando ayudar… Hoy la vivencia ha sido con una señora, a la que por señas le he preguntado dónde estaba la fuente de agua potable, en la estación. Ella estaba rellenando un biberón con agua caliente, y me he dado cuenta, (ya me ha ocurrido varias veces), que cuando pone fuente de agua potable se refiere a agua caliente, (seguramente para el té). Así que la señora ha visto mi cara de desconcierto al ver que no era fuente de agua fresca. Me he vuelto a mi sitio, en la sala de espera de la estación y podéis imaginar mi cara de sorpresa cuando la señora ha venido a traerme a los 10 minutos un botellín de agua fresca, y con una aplicación de traducción en su móvil, (similar a la mía) me había escrito en inglés: “Perdona, no hablo inglés, pero he visto que necesitabas agua para beber, es para ti..”. Enfin, sin palabras. Ya siento que este viaje va a ser muyyy especial… 😉

Primera comida china, dumplings, rellenos de 
gambas y carne, con una pasta muy fina 
de arroz y una salsa de soja dentro… Buenísimos!

Comparto algunas fotos de Shanghai con vosotros. Ahora voy en tren nocturno a mi siguiente destino: Beijing, (llegaré en 13 horas…).

RECOMENDACION ALOJAMIENTO:
* Blue Mountain LuWan Youth Hostel, 2F Building No1 1072 Nong QuXi Lu, Shanghai